Contratación Marítima – Introducción

28f21d4

El transporte por mar ha sido tradicionalmente y sigue siendo la forma más habitual de traslado de mercancías hacia el extranjero. Desde una perspectiva de peso, más del 90% de las mercancías que utilizamos y consumimos diariamente se transportan por vía marítima. Los viajes por mar tienen todas las características legales y comerciales que cualquier compraventa posee, más la adición de elementos particulares derivados de el hecho de que las partes del contrato se encuentran localizadas en diferentes jurisdicciones. El potencial de controversia es especialmente alto cuando la práctica y normativa comercial de los países de las partes involucradas no coinciden y se generan conflictos de ley aplicable y práctica comercial.

2f83677

Adicionalmente, los bienes están expuestos durante largos períodos de tiempo a una variedad de riesgos y peligros inherentes al tránsito marítimo; en consecuencia, los términos legales y comerciales juegan un papel vital en las transacciones internacionales. Como cuestión de hecho, es fundamental establecer claramente las responsabilidades, obligaciones y derechos contractuales de las partes para evitar cualquier posible controversia legal o problemas de ejecución contractual.

– Generalidades

En una transacción de venta internacional, el comprador y el vendedor para asegurarse de que los términos contractuales sean claros, pueden indicar su significado y alcance de forma expresa dentro del mismo contrato. Además, es una práctica común el uso de contratos estándar ofrecidos por diferentes asociaciones comerciales, o la incorporación de los términos de dichos formatos, dentro del contrato particular. Los más usados son los Incoterms e Intraterms. Los Incoterms son los más populares y son patrocinados por la Cámara Internacional de Comercio, presentados como “Incoterms 2000” y su versión más reciente “Incoterms 2010”. Cabe mencionar que en general estos términos no son ley, aunque su uso se considera beneficioso y en consecuencia, en algunos países, tienen fuerza de ley o uso consuetudinario.

– Libertad de Contratación

Es relevante mencionar que los términos que se describen a continuación se basan y deben adaptarse al derecho a la libre contratación, reconocido a nivel constitucional en la mayoría de jurisdicciones del mundo. Es decir, que dichos contratos poseen una gran cantidad de variantes, y pueden ser modificados libremente a conveniencia de las partes, con el debido sometimiento a la normativa legal de donde se suscriban y a los convenios internacionales vigentes. En el Ecuador, dicho derecho de libertad, se encuentra estipulado en el Capítulo Sexto, Art. 66 no. 16 de la Constitución (2008).

Dentro de la amplia variedad de términos contractuales, los contratos más usados son el FOB y el CIF.

28f21d4

– FOB (Free On Board)

En el Contrato “libre a bordo” (FOB) los costos incurridos hasta la carga de la mercancía en el extranjero, en una nave que ha sido designada por el comprador, se incluyen en el precio pagado al vendedor. Por otra parte, el vendedor tiene la obligación de poner la mercancía a bordo del buque designado que está atracado en el puerto de embarque convenido. Todos los gastos hasta la entrega de la mercancía en el barco tienen que ser pagados por el vendedor. El comprador está obligado a pagar, si no se acuerda lo contrario, todos los gastos tales como la carga, la estiba, el seguro marítimo, los gastos de descarga, los derechos de importación, derechos consulares y otros cargos emergentes por concepto de la llegada de la mercancía al puerto de destino. De lo último se desprende el hecho de que el contrato se lo denomine como FOB, junto al nombre del puerto de destino. Ej: “FOB Guayaquil”.

Comercialmente, el valor de las exportaciones de las mercancías se basa en un cálculo FOB. Las agencias tributarias aduaneras y las autoridades de exportación suelen adoptar la cláusula FOB como base para el cálculo de los bienes vendidos. Por lo tanto, el término FOB adicionalmente se utiliza como una medida estándar de los bienes vendidos, no solo como un término que define las condiciones contractuales.

– CIF (Cost, Insurance, Freight)

El contrato CIF “costo, seguro, flete” cubre toda la etapa de mar de la venta internacional; por lo tanto es más caro que el FOB. A menos responsabilidades a cargo del comprador, más alto es el precio que paga.

En este contrato el vendedor tiene la obligación de enviar los bienes descritos en el contrato al puerto de embarque convenido, cubriendo todos los costos y ejecutando todas las diligencias que dicha misión conlleve. Es decir, el vendedor se obliga a suscribir un contrato de fletamento para cumplir eficazmente con la entrega de los productos en el destino previsto en el contrato, a obtener el seguro marítimo correspondiente a beneficio del comprador y a pagar todos los gastos emergentes. Cabe recalcar que todo ello está incluido en el precio pagado por el comprador.

A continuación, en un tiempo razonable el vendedor debe entregar al comprador los documentos de embarque, evidenciando lo antes descrito, es decir: la factura, B/L (Bill of lading) o conocimiento de embarque y la póliza de aseguramiento; dicha entrega hacia el comprador simboliza la entrega de los bienes adquiridos. Es por eso que se argumenta doctrinariamente que desde una perspectiva comercial, una venta CIF no es una venta de las mercancías como tales, sino una venta de los títulos que representan dichos bienes.

Comentario

Cabe mencionar que cada uno de los contratos utilizados en las transacciones internacionales, ya sea basados en formas internacionalmente aceptadas o basados en contratos diseñados conveniencia de las partes en aplicación del derecho a la libre contratación, tienen sus características específicas y su complejidad particular. El análisis aquí expuesto ha sido superficial y a manera de introducción al tema, la materia es extensa y abarca muchos tópicos que iré considerando en publicaciones posteriores.